viernes, 3 de julio de 2009

Clinck... Chasss!!!, Clack!

Para hoy tenía preparada una entradita muy coquetona con un tema setentero; el tema lo dejo al final de la entrada, pero el texto que había escrito sobre él lo omito por cuestiones personales que seguidamente les cuento:

Esta mañana me he desayunado con la prensa, y para mi sorpresa he podido ver que un viejo proyecto mío del año 1991, verá finalmente la luz convertido en película de largometraje y serie de televisión.

Que bien. No?... Cuál es el problema?

Bueno... el problema es que yo moví activamente ese proyecto durante el año 1991 y parte del 1992, luego vinieron las olimpiadas a Barcelona y se enfrió demasiado la cosa ya que durante los siguientes años sólo se hablaba de olimpiadas, olimpiadas y olimpiadas. Durante ese tiempo yo no iba a quedarme con los brazos cruzados, así que trabajé en nuevos proyectos y demás historias que me han permitido vivir hasta ahora y que me hicieron olvidarme del proyecto en cuestión, casi... hasta la mañana del día de hoy.

El caso es que el proyecto sale adelante, pero de manos de alguien que, en su día, recibió mi proyecto original. Ya saben, lo típico de que estableces relaciones de confianza con alguien a quien haces depositario de tu idea en forma de dossier y se lo cedes convencido de que estará a buen recaudo.

El proyecto en cuestión no era nada original y resultaba evidente que tarde o temprano alguien tenía que sacarlo adelante. En principio cuando he leído el titular de prensa, he pensado que hasta ahí era normal. Lo que sucede es que a lo largo del artículo habían palabras puestas en boca del “responsable” del proyecto, que no eran más que un corta y pega de los textos originales del dossier de promoción que realicé hace ya un montón de años.

Obviamente he pensado de inmediato en tomar medidas legales, pero...

... me he preparado un café, me he sentado en mi mesa de trabajo y me he liado tranquilamente un cigarro. Siempre me ha gustado la morosidad ritual en muchas de las cosas que hago; sentir el placer en los preparativos y en los preámbulos es algo que me ha atraído desde que alcanzo a recordar y forma parte de esos momentos en los que uno se encuentra dedicándole un tiempo a algo que a veces sería incluso innecesario. Para eso está la comida preparada, los cigarros en cajetillas de 20 perfectamente liados, los Peep-Shows en los que puedes hacerte una paja expres a cambio de algún céntimo de euro, los proyectos de los demás, etc, etc.

Me gusta perder el tiempo, y a decir verdad... es con lo que más disfruto. Cocinando y dejándome llevar por los aromas, liándome mis cigarrillos, gozándo del buen sexo, creando y planificando mis propios proyectos...

Mientras saboreaba mi café y me liaba el cigarro, preparaba mi Zippo para proceder a encenderlo. Se trata de un encendedor que fue propiedad de un excombatiente de la Guerra de Vietnam. Alguien que luchó en Hue durante el periodo de 1965 y 1966. Un encendedor, a mi juicio, precioso que si pudiese hablar... tendría innumerables historias que contar.

He de reconocer que a lo largo de mi ceremonia ritual he llegado a olvidar el inicial mal trago que la noticia de esta mañana me ha ocasionado. Le he dado alguna vuelta más en mi cabeza, pero ya daba todo igual. El maravilloso Clinck... Chas!!!, Clack! De mi Zippo del Vietnam me ha ayudado a pensar en varias cosas importantes: Tengo una buena vida y no deseo más de lo que tengo, tengo una esposa y unos maravillosos hijos, me gano la vida con lo que me gusta y reconozco que a veces... me la gano incluso como me da la gana, la salud de las personas de mi entorno inmediato está lo suficientemente bien como para compartir agradabilísimos ratos de felicidad en compañía de los míos... Voy a meter ahora dolores en mi cabeza? Voy a invertir un tiempo en pelear por un proyecto, cuando tengo la facultad de parir otro distinto y nuevo entre esta noche y mañana por la mañana? Voy a preocuparme de algo que, en realidad... tenía enterrado hace un montón de tiempo?...

A mí, en el fondo... me queda incluso satisfacción. Esa satisfacción que sólo me satisface a mí y que es la de ver que bueno... no era tan mal proyecto!... al final, ha salido! Una satisfacción tonta que alimenta el ego y la autoestima mientras que a otros les da dinero.

Sinceramente, espero que ganen mucho con él, que naden en la abundancia, que se hagan millonarios... y que se lo gasten todo en médicos, carísimos tratamientos y productos farmacéuticos.

Ahora, si no les importa (y no me jodan con esa mierda de que les molesta el humo)... voy a fumarme otro cigarrillo.

Clinck... Chas!!!, Clack!

Imágenes correspondientes al encendedor Zippo de mediados de los 60 de la Guerra de Vietnam. Perteneciente a mi colección particular.

Conocen esa sensación de andar descalzos por la orilla de la playa, cerca de un viejo y abandonado parque de atracciones y comiendo una dulce nube de algodón? Esa es la sensación que a una amiga mía le transmite esta canción de los Beach Boys escrita por Brian Wilson y Mike Love en 1964. Sensación que comparto al 100 % con ella.

Dejénse llevar por el calor del sol, y... al infierno con los malos rollos.


9 comentarios:

abril en paris dijo...

Y comparto tu filosofia de vida,
la buena vida
llena de momentos
asi..tú con tu cigarro o/y con café
y ese " dolce far niente "..

Para eso los Chicos de la playa
eran/ son lo más relajante.

Bss.

Florenci Salesas dijo...

Collons! Yo he pensado lo mismo cuando he visto! Precisamente he comentado a mi sobrino (con quien he pasado un día bastante surrealista, por cierto, pero esa es otra historia) cuando le he enseñado el periódico donde salía. Cualquier día también saldrá a la luz cualquier cosa que tires a la papelera, desechada porque te parece la peor idea de la semana.
Gentuza...

Rocío dijo...

Nada mejor que sentarse un momento, pararse a pensar fumando tranquilamente un cigarrillo y tomando un café para poner las ideas en orden. Parece que en cada calada, en cada bocanada de humo se va parte del problema...

Por cierto, me encanta ese Zippo!

Me he quedado intrigada con el proyecto. Tanto que he estado buscando en todas las ediciones digitales de los periódicos jajajaja, ¿me das una pista? (curiosa que es una...)

El kioskero del antifaz dijo...

Abril. No sé si es una filosofia de vida, pero es que de verdad... aunque pueda parecer que no, lo cierto es que casi, casi... ni me importa.

Siento más pena por esas personas incapaces de crear algo por sí mismas, que rabia ante la realidad de ver que se apropian de un proyecto ajeno.

Florenci. He intuido que cuando leyeses la noticia pensarías lo mismo que yo. Extrañamente se trató de un proyecto en el que no participaste directamente (iamgino que andabas en otras cosas... no recuerdo), pero han sido muchas las horas que tu y yo nos hemos dedicado a "parir" historias, y no han sido pocas las veces que otros se han aprovechado, así que... ya estamos acostumbrados :-D

Rocio. Lamento no poder darte pista alguna, Al menos por aquí. He estado tratando de encontrar un mail tuyo por donde mandártela, pero no lo he encontrado tampoco ;-) La verdad es que no me gusta hablar mal de nadie. Si debo hablar de alguien prefiero hacerlo para bien o de lo contrario... ignorar y no hacer aprecio ni desprecio a las personas que no me causan una buena opinión. En este caso concreto prefiero no señalar directamente a nadie, no merece la pena, no ganaré nada con ello, y además... no voy a drles publicidad :-D

Rocío dijo...

Hola de nuevo! Me parece lógico y sensato que no quieras hablar mal de nadie, por supuesto!!!. Sólo era curiosidad por el proyecto del que hablabas.

Gracias por visitarme en mi blog y tus comentarios. Pasa buen fin de semana! Ah y gracias por decirme lo del mail, porque no sabía que no aparecía en el perfil.

Loli dijo...

Siento lo sucedido, Sergi, si es que nos vamos encontrando con cada elemento por nuestro camino, pero nada, como si de una mala hierba se tratara, échala a un lado y sigue tu sendero.
A mí también me gusta disfrutar de pequeñas cosas: un té verde después de comer, el aire del ventilador que me quita el sofoco del té que estaba demasiado caliente...
Un besito. Loli

ana dijo...

Yo creo que al final vences tú. Es tu mundo el que sale como proyecto, algo creado por tí. Y como bien dices, no tienes circunstancias desfaborables, dificultades económicas que pudieran cambiar la perspectiva de lo acontecido... así que en cierto modo, genial!!

Es tu trabajo el que tendrá público.

Y estoy más que segura de que el tiempo colocará a todos en su sitio. Esa persona no podrá tener una continuidad creativa pues en ralidad jamás ha creado nada... su trabajo no es suyo... tarde o temprano será evidente el vacío de su obra.

Sí, yo creo que al final todo se colocará en su sitio.

MT dijo...

Muy buen tema el de los 'Chicos de la Playa'

Y tu deseo de que se lo gastén en farmacia es lo suyo.

Animo!!!

Saludos de Manolo

JuanRa Diablo dijo...

No creo que sea fácil esa forma de ver las cosas que aquí demuestras, por eso te felicito por ello.

Valorar lo que realmente importa y relativizar la gravedad de los problemas. Eso es algo que no nos enseña nadie pero sin duda la más pura sabiduría.

Eso y tener un mechero de un ex combatiente del Vietnam, que seguro que también ayuda. :D