martes, 22 de septiembre de 2015

La vuelta a la ofi

Pues sí; en broma en broma estamos ya a mediados de septiembre y la mayoría de nosotros nos hemos reincorporado ya a nuestros puestos de trabajo. Algunos, pocos, esos que se toman sus vacaciones en este mes, aún están por ahí mandándonos fotografías de sus días de asueto a través de WhatsApp o colgándolas en sus muros de Facebook; que digo yo... eso está muy bien cuando recibes ese material y piensas: "Bueno... en pocos días yo estaré así también", pero cuando lo recibes y sabes que te queda todo un año por delante de interminables jornadas laborales... sinceramente, deseas que esos amigos tuyos lo pasen mal, pero que muy, muy mal.

Así que para nosotros, la vuelta a la ofi es como para los críos la vuelta al cole, solo que en la mayoría de los casos existe una diferencia fundamental que es la siguiente:
A ver... para qué nos vamos a engañar; a ningún niño normal le fascina la idea de regresar a la escuela y dedicarse a estudiar. Lo que sí está claro es que el reencuentro con los compañeros puede ser agradable, pero por encima de todo -insisto-... por encima de todo! a lo que no se resiste ningún crío es a los olores colores y formas del material escolar con el que empezará  su nuevo curso. Esas gomas de borrar con olor a nata, esos lapiceros de madera, los estuches de colores o las mochilas que cargan a sus espaldas con todo el material (que más que para ir al cole... parece que estén cada día de mudanza. Pobres críos!). Bien, sí...también están los libros de texto, pero reconozcámoslo, solo hacen ilusión el primer día, poco más.

Pues bien; es en esas pequeñas cosas donde está la gran diferencia con nuestra vuelta a la oficina. Quizá nos apetezca el reencuentro con los compañeros de trabajo. Probablemente, y como novedad, habrán cambiado la máquina de café, y con la nueva, podamos disfrutar de tomarnos un capuchino como hacen los del departamento de compras con la suya, pero... y el resto?
Antes, en los 60's o en los 70's (cuando nosotros iniciábamos la vuelta al cole), nuestros padres regresaban a la ofi y tenían también el aliciente de ese material nuevo: gomas de borrar, lapiceros, bolígrafos de cuatro colores y los maravillosos clips, que ahora, por no existir... ya no existen ni como asistente del Word para Windows!

Afortunadamente empresas como OFFICE PAPER han sabido encontrarle la gracia a esto tan duro de volver a la oficina y devolvernos parte de esa ilusión; ya que de lo contrario... que es lo que nos encontraríamos ahora después de nuestras vacaciones? Una triste mesa vacía con un ordenador; y para que lo vamos a negar... una mesa de oficina debe ser un lugar caótico, desordenado, lleno de carpetas y demás tipo de material. Algo así como la mochila de un escolar, incluso con restos de bocadillo.

Así pues... Feliz vuelta a la ofi!