miércoles, 3 de agosto de 2016

Comer pescado en los 70?

Corte de un rollo de Maki Sushi
Por regla general, de críos... no nos gustaba el pescado. Habían muchas cosas raras en el mundo: los programas de OVNIS y de cosas sobrenaturales que puso de moda Jimenez del Oso, el Triángulo de las Bermudas, las librerías donde se cambiaban novelas del oeste "de a duro"..., pero si una cosa era rara, pero rara, rara, era encontrar a un crío al que le gustase el pescado. A quién en su sano juicio le apetecía comerse a un bicho lleno de espinas? Ya podían nuestras madres ponerle todo tipo de guarniciónes tales como: patatas, verduras (que tampoco nos gustaban nada...), salsas, etc, etc. por más que mamás y abuelas fuesen experimentadas Chef's, aquella cosa sosa no había quien se la comiera. Claro que como con todo en esta vida, siempre había algún colegial que no le hacía ascos a una cola de merluza a la plancha, y que incluso la prefería a una buena rebanada de pan con Nocilla, pero bueno... tiene que haber gente para todo.


La edad de la Nocilla ya es historia; aunque para qué negarlo... yo creo que todos seguimos untando el dedo en el tarro de la Nocilla de nuestros hijos; aunque claro... eso es un secreto que no le contamos a nadie, y por eso resultan tan inexplicables esos niveles de los análisis que nos muestran el colesterol por las nubes. Como digo, ya son muchas las cosas que son historia, y entre ellas está la de nuestra aversión por el pescado; porque aunque a día de hoy, resulta que también hay gente para todo... quién no disfruta de un buen menú de sushi de vez en cuando?

Que también hay que reconocer que la cosa tiene un buen par de narices, y que no es de extrañar las caras que madres y abuelas ponen a día de hoy, cuando después de haberles dado tanta guerra cuando nos obligaban a comer pescado, y resulta que a día de hoy nos lo comemos por propia voluntat, y encima... crudo!! Es más... ahora son ellas las que ponen cara de asco si alguna vez les hemos pedido que nos acompañen a un restaurante japonés para compartir un buen menú familiar.


Si echamos la vista un poco atrás, descubrimos que el sushi; o la tradición de disfrutar de la cocina japonesa en general, no nos es tan ajena a los de la generación del Baby Boom, ya que el primer restaurante japonés que se abrió en España fue en 1974, concretamente en Canarias, y tiene su lógica, ya que a las islas llegaron muchos coreanos con sus familias para vivir de la pesca, y los coreanos, a parte de sus propias tradiciones culinarias, también incluyen el sushi como base de su gastronomía. De modo que es muy posible que esos coreanos que llegaron a la isla iniciasen a los canarios en el arte de los makis, los uramakis, los temakis, los nigiris y el largo etcétera de especialidades que a día de hoy podemos degustar.

Preparación de un surtido de Uramaki (裏巻き) también conocido como "California Roll"
 A pesar de lo dicho anteriormente, y de ese primer restaurante japonés de 1974 ( el segundo fue en Barcelona, ese mismo año), la costumbre de salir a comer sushi, o de hacérnoslo traer a casa en plan "take away" no se generalízó hasta finales de los 90, momento en el que se puso de moda, pero que al contrario que la mayoría de modas, esta vino para quedarse y no solo para permanecer durante un corto periodo de tiempo con nosotros. Así que afortunadamente, a día de hoy, ya podemos incluir el sushi como parte de nuestra dieta.

De entre todas las posibilidades que la cocina japonesa tiene para presentarnos el sushi, quizá la que ha gozado de más aceptación entre nosotros es la denominada "Nigiri", ya que concentra toda la esencia de la cocina nipón y configura la primera diferencia fundamental con nuestra gastronomía; es decir... en occidente mezclamos los sabores, mientras que en oriente se yuxtaponen.

De forma que el nigiri consiste en una primera base de arroz en forma de "bola", sobre él reposa una fina rodaja de pescado, marisco e incluso tortilla, sobre el que se deposita una mínima porción de wasabi y de jengibre macerado o encurtido en vinagre de arroz. esa preparación permite disfrutar de todos los sabores de una forma que ya empieza a ser costumbre a día de hoy en la cocina de autor, pero que en aquellos tiempos setenteros nos llenaron, por primera vez, el paladar de sensaciones absolutamente exóticas.

Nigirizushi (握り寿司) , quizá se trata de la variedad que más gusta al paladar occidental.
 La de horas que se pasaron cocinando nuestras madres, total para nada. Poco éxito tuvieron en sus intentos de ponernos en el plato un lenguado rebozado o una merluza hervida. Y lo peor... al ver que no tragánamos con eso ni locos, nos contaban aquello de: "come pescado, que lleva fósforo y eso va muy bien para sacar buenas notas!"... Buenas notas?... A quién le importaba eso!? Bueno, sí... ya hemos dicho que había gente para todo...

Diversas variedades de Nigirizushi.
 Fotografías: Sergi Camara i Perez, Tomadas en Only Sushi de Barcelona.
Teléfono: 930 16 80 29

2 comentarios:

Conxita Casamitjana dijo...

Me ha gustado leerte y lo he hecho con una sonrisa.
Como hija recuerdo a mi madre disfrazando el pescado de todas las maneras posibles, como madre también lo he hecho y ahora veo como mis hijos adoran el sushi, el sahimi... tantas batallas y tenía que venir los japoneses a enseñarmos a comer pescado.
Y yo sigo siendo una apasionada de la Nocilla.
Con tu permiso me voy a quedar por tu blog.
Saludos

pablo dijo...


Manténgase conectado de forma no parada gracia nuestros paquetes ofrecen créditos entre
individuos disponible día y noche tiene una tasa de interés del 2%
A partir de 191 euros de correo electrónico solo. contacto: mickaelduboquet@gmail.com