martes, 22 de septiembre de 2009

Vida y Color

Recorrer el FNAC en busca de alguna película o de algún libro, merece la pena en ocasiones.

Hará un par de semanas compré a precio de saldo (5 €uros), la película VIDA Y COLOR escrita y dirigida por Santiago Tabernero, un riojano especializado en programas y reportajes de contenido cinematográfico para la 2 de TVE, y que en los 90 inicia una buena labor como guionista colaborando en diversos largometrajes. En el 2005 dirige su primer largometraje: VIDA Y COLOR.

No soy gran amante del cine español. Reconozco que me pone nervioso el sonido directo que, a estas alturas, los técnicos aún no han aprendido a manejar, y que no son pocas las películas españolas que deberían ser subtituladas para poder entender fragmentos importantes de los diálogos de los actores. Me pone nervioso también el carente sentido “del espectáculo” que poseen algunos directores de cine español, que no se dan cuenta de que una película es una historia que además de mostrárnosla, ha de apetecer verla. Y por encima de todo, no soporto sentarme en una sala de cine y apreciar a esos directores contemplándose el ombligo en lugar de transmitirnos algo a los que en realidad hemos pagado la entrada.

De modo, que no me extrañó encontrar la ópera prima de Santiago Tabernero a 5 €uros, mientras que otras, realizadas en el mismo año, seguían vendiéndose a 11, 17, e incluso 20 €uracos del ala. Claro, la mayoría de ellas eran norteamericanas, y a decir verdad, grandes películas para las que no pasa el tiempo.

Entre mi colección de objetos setenteros el álbum de cromos VIDA Y COLOR ocupa un lugar importante. Se editó en España en el año 1965 por “Álbumes Españoles S.A, Barcelona” en una primera edición de la cual tengo un ejemplar completo y en un estado impecable. Sus ilustraciones me atrajeron de pequeño y me siguen atrapando hoy en día, y a pesar de que la técnica de la ilustración la conozco un poco, -aunque sólo sea por obligación profesional- esos cromos fueron, son, y seguirán siendo una maravilla por los siglos de los siglos.

Enamorado del álbum de cromos en cuestión, pero habiendo dejado pasar, en su día el estreno de la película en las salas comerciales, no pude por menos que adquirirla, total... 5 €uros que en un momento dado siempre se pueden recuperar, en parte, cambiándola por otro DVD en el mercado de San Antonio. Así que me dirigí hacia la caja con la peli, con el dinero y con muy poca confianza depositada en ella, todo y que, en su época, las críticas que leí la ponían bastante bien, pero claro; si no te puedes fiar de un director de cine español... ve a fiarte de un critico!


Esa misma noche, mi mujer, mi hijo y yo, vimos la película, y puedo decir que hubiese pagado por ella los 11, 15 o 17 euros que costaban las demás. Cuando uno tiene la posibilidad de disfrutar de una buena historia, y encima bien contada, el momento no tiene precio.

Cierto que adolece de esa terrible lacra del sonido directo en algunos momentos (afortunadamente con el DVD puedes rebobinar y enterarte bien de qué han dicho los actores en un momento dado), pero lo fundamental es el buen hacer de su autor a través de toda la trama. Lo bien contada que está y la gran labor de los actores que intervienen en ella, y que parece ser, se nota, que eran conscientes de que estaban trabajando al servicio de lo que sería una buena película.

VIDA Y COLOR gira en torno a Fede, el personaje principal de la obra y que está a punto de dejar atrás sus miedos preadolescentes, a la vez que de un modo paralelo, la España en la que vive está emergiendo lentamente de los años de dictadura que han marcado su historia. Todo ello narrado a través de una simbología acertada que empuja la trama, la hace avanzar y engancha al espectador a través de las vivencias del protagonista y de los propios recuerdos.

Uno de los muchos símbolos que aparecen en la película es el álbum de cromos que da título al film VIDA Y COLOR y que sirve de hilo argumental y se entrelaza con alguno de los demás símbolos utilizados como por ejemplo “el esqueleto”, e incluso con la propia inquietud de Fede en dar con el único cromo que le falta para completar su colección; el del cráneo frontal de la sección de anatomía humana, y del cual sólo existen 10 en todo el mundo.

En definitiva, una película que nos transporta a la España de mediados de los 70’s, una historia limpia, sin trampas, un director al servicio de su obra, como debe ser y no a la inversa, y una recomendación: hay que verla!

12 comentarios:

abril en paris dijo...

¡ Sorpresas te dá la vida o en éste caso el cine, el cine español que
nos decepciona tanto y otras nos hace soltar la lágrima de risa o de
ternura..estoy contigo en la valoración que haces pero si que es
verdad que también hay que reconocer
las pequeñas joyas que nos perdemos
porque no se promocionan o no tienen
la suerte del boca-oreja como otras. ( Buscaré esa peli )
¡ Vamos que menuda alegria te ha dado
éste descubrimiento supongo porque
encaja perfectamente en tu blog
setentero !
¡ Hermoso álbum y hermoso post !

Un abrazo y un gusto que hayas vuelto con las pilas a tope ;-)

Loli dijo...

Buenísima entrada Sergi, buenísima. Al ver el icono en mi blog he venido corriendo para ver el álbum en cuestión y me llevé un chasco-momentáneo al ver que hablabas de una película. Película que no he visto pero que pienso buscar. Yo sí soy amante de las pelis españolas, las hay muy buenas, como Ladrones, convirtiéndote en expectador de la realidad más dura, o como Déjate caer, con una realidad que está ahí pero con la que te ríes. A mí me pasa como a ti, me cuesta un montón entender los diálogos por culpa del sonido. Y leyendo la entrada me ha sorprendido el descubrir que la película debe su nombre al álbum de cromos, que por cierto me encantaría tener. ¿es cierto el detalle de que sólo existen 10 cromos del cráneo?. Sergi, que te echaba de menos a ti y a tus geniales entradas. Besos. Loli

peibol dijo...

Totalmente de acuerdo. En su día la vi sólo en el cine tras una tarde de estudio, porque a nadie le llamaba la atención como para acompañarme. Mejor; así la pude disfrutar en todos sus matices. Es una auténtica delicia que está en mi videoteca desde ya bastante tiempo. Aún me da rabia pensar que el Goya de ese año a la dirección novel fuera para los creadores de la película Tapas; esta, y todo lo que la rodea, le daba mil vueltas.

Un saludo ;)

El kioskero del antifaz dijo...

Hola Abril ;-) Hola Peibol. En honor a la verdad hay que reconocer que se hacen muy buenas películas españolas, pero que se venden muy mal, se distribuyen peor y se promocionan fatal.

También es cierto que las buenas películas españolas que se hacen... se diluyen entre la gran cantidad de porquería, que por desgracia... también se hace.

Cierto es que también se hace mucha caca en cine norteamericano. Toneladas ingentes de caca, pero... de ahí, de yankeelandia es de donde salen la gran mayoría de films que se convierten en grandes clásicos, que llenan nuestros recuerdos, y además... no sólo porque lo sepan vender bien, que también.

Loli. La realidad más dura está muy bien mostrarla en cine, pero la diferencia entre "veracidad" y "verosimilitud" está en ese punto difícil de encontrar, pero que hace que las historias te sean afines, aún y cuando muestran la mayor de las durezas dramáticas. Esa diferencia no la saben ver los cineastas españoles y se aferran a esa "realidad" a veces demasiado cruda y carente del factor "espectáculo" tan necesario en el mundo del cine, que a fin de cuentas... se trata de una industria y debe servir a ella, más que al delírio de "un artista". No olvidemos que de una película tiene que vivir mucha gente que desea cobrar a fin de mes.

para terminar ;-) No creo que sólo hayan 10 cromos de esos en el mundo, pero se trata de una de las frases que un personaje le dice a Fede en la película. y que aunque uno sabe que no es cierto, y que ese cromo debe contarse por cientos... te hace sentir orgulloso de tener la colección completa y ser poseedor de "uno de esos 10".

Muchos besos.

María José dijo...

Pues nosotros no conocíamos la peli!! si que dan ganas de verla con tu comentario.

Salludos de parte de los dos

MT dijo...

Hay que verla!!!!

Saludos de Manolo

Ana Márquez dijo...

Nosotros, mi hermanillo y yo, teníamos ese álbum. Estuvo rodando por casa durante años, lo mismo aparecía debajo del sofá que en cajón más insospechado, lo mismo aparecía abierto, que cerrado, que con una esquina vilmente doblada... Nos acostumbramos a su presencia. Jamás pegamos ni un sólo cromo, pero era una constante su estar y no estar de siempre. Un día desapareció (supongo que mi madre, harta de verlo y de tanto estorbo, lo acabó tirando a la basura) y hoy vuelve a mí, su recuerdo, unio a tantas tardes después del colegio, cuando, después de los deberes, tocaba jugar y ver "Los globos".

Gracias por tantos recuerdos.
Te veo en forma :-)
Besazos

MT dijo...

Hola de nuevo:

Como dije ayer: Hay que verla!!!

Nos pusimos manos a la obra y anoche la vimos.

Que es una gran pelicula, no cabe duda, que es dura, creo que tampoco.

Nos gustó, da algo que pensar...

Muestra esa época bastante bien.

Sí. Definitivamente nos gustó.

Saludos de Manolo

Alfon dijo...

Hay pelis españolas buenas, muy buenas. Y pelis españolas nefastas. En una reciente entrevista que hacían a Tarantino, hacía más publicidad del cine español (como ocurre en otras disciplinas) que cualquier habitante de estas tierras. Tarantino se mostraba admirador de Almodovar, pero también de Carlos Saura (y su peli preferida, El espíritu de la colmena); también Tarantino destacaba a Antonio Isasi (Un vrano para matar); o Eugenio Martín, un grande del Spaguetti Western. Y más. Tarantino dixit.
Sobre el sonido, lo que te recomedaría para los nervios es menos Coca-Cola y una tila. Tampoco le echaría yo toda la culpa a los técnicos, que los actores de ahora hablan para su ombligo y vocalizan de espanto.
Y sí, yo también tengo el album.

peibol dijo...

¡Hay que ver lo influenciable que soy para ciertas cosas! No había visto "Vida y color" desde que me la compré hace más de un año; después de la presentación que le diste en tu blog, sentí un deseo incontrolable de volver a disfrutarla. Lo reitero: Me encanta :)

Valentín VN dijo...

El álbum de cromos es mítico. Y la película es estupenda. Se rodó en una zona muy cercana a donde vivía con mis padres. Es un sitio muy peculiar y aislado que conserva mucho de lo que se vivió cuando se construyó. Me parece una idea estupenda el recomendar esta película tan poco conocida.

Anónimo dijo...

Hola! Donde es que se rodó? Es que me encanta toda la fotografía de la peli.