jueves, 22 de mayo de 2014

El empleo del futuro, o el futuro del empleo

Nuestros padres y abuelos siempre nos contaban que en sus inicios profesionales empezaron trabajando como aprendices en alguna fábrica o taller, y que a partir de ahí, con el tiempo y con la experiencia necesaria acumulada, llegaban poco a poco a ocupar puestos de oficiales de primera, de encargados, de jefes de departamento, etc., y así... hasta su jubilación.

Con edades comprendidas entre los 12 o los 14 años, nuestros mayores iniciaban su vida profesional y en no pocos casos se jubilaban en la misma empresa en la que empezaron; es decir, que pasaban cincuenta años de su vida en el mismo entorno laboral, contemplando las caras de los mismos compañeros de trabajo y realizando a diario la misma labor, fuese la que fuese.

También hay abuelos y padres que por haber tenido la posibilidad de acceder a estudios universitarios, gozaron de vidas laborales distintas, con trabajos cambiantes, entornos distintos, e incluso moviendo su residencia, viajando y formándose y desarrollándose profesionalmente en países extranjeros. Pero eso, salvo contadas excepciones, quedaba reservado para “los otros”, para los que disponían de posibilidades económicas. La mayoría de abuelos y de padres a los que me refiero se habían trasladado del pueblo a la ciudad con pocos recursos y con una escasa, e incluso nula, formación académica, de modo que muchos de los puestos que ocupaban eran, o bien como consecuencia de una tradición familiar, o porque por casualidad o a través de alguna persona conocida se encontraban de repente con un empleo que iba a convertirse en el quehacer del resto de su vida y del que en la mayoría de los casos, nos hablaron con cierta satisfacción.


Nuestro caso fue ligeramente distinto. Los que pertenecemos a las décadas de los 60’s o de los 70’s pudimos gozar de mejores condiciones y posibilidades, y gracias al esfuerzo de nuestros mayores que nos proporcionaron unos estudios, pudimos alcanzar una formación que nos preparaba para un futuro y que en el mejor de los casos, nos permitió, incluso, escoger qué queríamos ser cuando fuésemos mayores, formarnos en ese sentido y tratar de hacernos un hueco en la que era nuestra especialidad y para la cual nos habíamos estado preparando; o eso, o acceder a empleos inesperados, alejados de nuestras metas profesionales, pero privilegiados en aquellos años 80 –la década de los 3.000.000 de parados- por haber conseguido un empleo.

En cualquier caso, nuestros quebraderos de cabeza en aquella, nuestra juventud, no iban más allá de que en base a nuestra formación teníamos algunas posibilidades en según que mercados, sectores profesionales, empleos o puestos de trabajo más o menos especializados. Pero la fórmula era clara: disponer de una carrera universitaria abría un mundo al desarrollo a nivel personal y profesional. Decantarse por una formación profesional era sinónimo de desenvolverse en un oficio y un modo de ganarse la vida con dignidad, y en el caso de no haber hecho el más mínimo esfuerzo y no haber aprovechado las posibilidades de estudios que nuestros mayores nos habían puesto en bandeja, siempre había la opción de encontrar algún empleo, con mayor o menor fortuna, o engrosar esa lista de parados que llevaba de cabeza al gobierno de turno, ya que 3.000.000 de parados, en aquella España, eran muchos.

En la actualidad, esa cantidad de parados de los 80’s son una caricatura comparándolos con los 6.000.000 de personas sin empleo a día de hoy, y que según en qué franja de edad se encuentren, ya no van a tener la posibilidad de volver a trabajar jamás. Sin olvidar que a esa cantidad de parados se le pueden sumar los más de 700.000 jóvenes, con formación o sin ella, que se han visto obligados a buscarse la vida en países extranjeros, ya que de lo contrario, los números del paro alcanzarían casi los 7.000.000, y la mayoría de ellos jóvenes sin la posibilidad de labrarse un futuro ni a corto ni a medio plazo.


Evidentemente una de las causas de este despropósito es la crisis a la que nos han arrastrado nuestros gobiernos obligándonos a pagar a nosotros, a los ciudadanos, los destrozos ocasionados por su mala gestión; al margen, claro está, de lo poco que han hecho por la ciudadanía en comparación a lo mucho que han hecho en favor de sus formaciones políticas y de sí mismos otorgándose cargos en instituciones públicas o privadas, puestos de dirección en consejos de administración, pensiones vitalicias multimillonarias, etc, etc., de sobras sabemos como va la cosa a estas alturas.

Pero a mi juicio hay otra causa no menos importante, y que en ocasiones, y ante tanta desfachatez política nos pasa desapercibida. Se trata del período histórico en el que nos encontramos, y que sería el mismo con crisis o sin ella, aunque sin lugar a dudas, en unas condiciones sociales y económicas saludables tanto a nivel estatal como personal, este período histórico sería más soportable gracias a la inversión en investigación y desarrollo o al acceso a cursos de formación y reciclaje profesional como los que ofrece la web de EAE Business School, la cantidad de desocupados no sería tan escandalosa.

Me refiero a un período histórico como el actual y al que podríamos considerar como una “nueva Revolución Industrial”. Nuestros abuelos, padres, e incluso nosotros, en aquellos años de nuestra juventud, podíamos saber qué queríamos ser de mayores, o en su defecto, los puestos de trabajo que podíamos ocupar estaban más o menos claros; eran los que habían y para acceder a ellos era necesaria: o la formación adecuada, o la experiencia acumulada a lo largo del tiempo. La relativamente lenta evolución tecnológica durante algunas décadas quizá dejaba fuera del juego profesional a los operarios menos cualificados, pero por otra parte era favorable para aquellos que podían dejar en manos de las máquinas tareas monótonas y podían dedicar más tiempo a la innovación y a la implementación de mejoras en el desarrollo de los sectores y mercados existentes.


La devastadora crisis ha venido de la mano de esa nueva revolución que lo ha puesto todo patas arriba. Ya no basta con formarse, la formación pertinente obtenida en una carrera universitaria o en un grado de formación es solo una pequeña parte de lo necesario para abrirse paso en la sociedad actual. Los cambios en cualquier entorno de negocio se han acelerado vertiginosamente y cualquier profesional que pretenda, ya no solo ocupar un puesto, sino permanecer en él, evolucionar y prosperar a nivel personal y profesional, debe realizar un esfuerzo extra y añadiéndole a la que haya sido su formación inicial un constante reciclaje que le proporcione las herramientas necesarias para gestionar con éxito esos veloces y constantes cambios. Las profesiones de ayer poco o nada tienen que ver con las del mañana. A lo sumo se basan en una fusión entre lo que hasta ahora era el mundo real y lo que a día de hoy se conoce como el mundo virtual. Así pues, ninguno de nuestros abuelos se planteó jamás que de mayor podía llegar a ser un especialista en: marketing, networking, e-Commerce, trafficker, community manager, digital identity planner, personal brand manager, terabyter o lifelogger... por poner algunos ejemplos de la nueva terminología que cada vez suena más en nuestros oídos, que se está convirtiendo en las que serán las profesiones del futuro y para las cuales la formación, aunque importante, no es nada más que una base, pero lo que se recompensa al final, es el reciclaje y la reinvención constante.

Difícilmente cualquiera que hoy inicie su vida laboral en un puesto concreto o en una empresa determinada, terminará jubilándose ahí, donde empezó todo. Lo más probable es que a los pocos años de iniciado su periplo laboral su currículum sea extenso y se haya desarrollado a lo largo de numerosas empresas y en distintos cargos y ocupaciones, y ojalá que así sea, ya que eso demostrará esa capacidad de reciclaje y de reinvención por parte del profesional en cuestión. Cualquier caza talentos que eche un vistazo a un currículum con las citadas características verá con buenos ojos al aspirante para el puesto vacante.


La era de “la especialización” ya es historia. Hoy en día es necesario mantenerse alerta para formar parte de mercados que cada día son más competitivos y potenciar y desarrollar las capacidades profesionales en cursos de formación adicionales, ya que incluso directivos o empresarios deben estar constantemente poniéndose al día para alcanzar la velocidad a la que nos arrastra esta “nueva Revolución Industrial” y estos trabajos del futuro que han venido para quedarse.

Al margen de lo dicho hasta ahora, y ya a título personal, mañana acudo a la fiesta de graduación de mi hijo mayor que ha terminado su formación en el bachillerato y que pronto iniciará su etapa universitaria. Imagino que como un padre o una madre más, allí estaré yo, encantado de presenciar la ceremonia y relativamente orgulloso de mi hijo por sus calificaciones obtenidas (que no es que se haya esforzado mucho, el muy canalla), pero esperanzado. Esperanzado porque lejos de ser un estudiante brillante, mi adolescente hormonado y cercano a su graduación, es un tipo creativo, y eso es un plus. Él no sabe, en realidad ninguno sabemos qué profesiones, oficios o trabajos serán los del futuro inmediato. Desconocemos que tipo de técnicos u operarios podrán tener una larga vida profesional antes de que la tecnología o un nuevo modelo de negocio arrase con su puesto de trabajo, pero... una mente creativa será necesaria en cualquier lugar, eso siempre.

Créditos imágenes: (1) Ivan Shuterland frente a su invento: el Sketchpad. Imágenes (2, 3, 4 y 5) Publicidad de cursos CEAC aparecidos en prensa y revistas de los años 60 y 70.

2 comentarios:

SUGAR dijo...

Ni que decir tiene que los "errores" ahora se pagan más que antes. Si te ibas de un trabajo arriesgabas pero era un mercado de trabajo con más posibilidades que ahora (a pesar de los 3 millones) siempre podías retroceder y retomar tu actividad. Ahora si te bajas de la noria tienes que pensarlo muuucho y hablo claro está como mujer. Me encantan tus post! un saludo!

SUGAR dijo...

Ni que decir tiene que los "errores" ahora se pagan más que antes. Si te ibas de un trabajo arriesgabas pero era un mercado de trabajo con más posibilidades que ahora (a pesar de los 3 millones) siempre podías retroceder y retomar tu actividad. Ahora si te bajas de la noria tienes que pensarlo muuucho y hablo claro está como mujer. Me encantan tus post! un saludo!