domingo, 22 de febrero de 2009

La hora de la merienda


Mi yaya Lola era la encargada de traerme y llevarme de un lado para otro. Era la que jugaba conmigo en casa, la que me preparaba la merienda, me obligaba a ducharme, a hacer deberes, me compraba chuches... Mis padres trabajaban todo el día y apenas les veía un ratito por la mañana y otro por la noche.


Unas galleta Fontaneda y un buen vaso de leche chocolateada con Nesquik me daban la energía necesaria para aguantar todo el día, pero... Y ella? Ella que lo aguantaba absolutamente todo... Que merendaba ella?


Yaya Lola; sigo merendando mi vaso de leche con Nesquik, y ése, no es el único momento del día en el que aún sigo acordándome de ti.



4 comentarios:

Loli dijo...

Hola Kioskero del antifaz, acabo de descubrir tu blog y creo que me voy a hacer adicta a él, va a hacer que me reencuentre con muchos recuerdos de mi niñez. Mañana con calma leeré más.

Loli

Loli dijo...

Hola de nuevo Kioskero. Me encanta el encabezado de tu blog, esa composición está preciosa. Me podrías decir si los chicles de color rosa se llamaban Niña o Nina??, siempre he tenido la duda, recuerdo lo bien que olían. Los otros que me encantaban eran los Bazoka y los Bang-bang.

Saludos. Loli

Loli dijo...

Siempre he sentido una envidia sana de esos niños que han convivido con sus abuelos, para mí fueron unos parientes lejanos que a los que a veces visitaba. En casa también usamos siempre el Nesquik y alguna marca isleña también.

Saludos. Loli

Anónimo dijo...

Este cacao no lo probe nunca y creo que por decoro no lo probaré, pero es bueno que exista la competencia y para gustos los colores.
Otro saludo
Rasanliz