lunes, 7 de diciembre de 2009

La Consti

Tenía yo 14 años por aquel 6 de diciembre de 1978 en el que “la Consti” hizo su aparición en nuestras vidas.

La Consti llegaba un poco cansada debido a que desde el 1808 ya fue Napoleón quien propuso -con más pena que gloria- a los españoles una constitución afrancesada y que había sido aprobada por unas Cortes reducidas convocadas en territorio francés.

Desde entonces hasta 1978 fueron varios los proyectos y diversas las variedades de constitución aprobados y puestos en vigor durante algunos periodos de tiempo más o menos raquíticos y carentes de los apoyos necesarios que le permitieran mantenerse en vigor.

No obstante, la Consti que nos llegó en 1978, hizo su aparición mostrándose ante nosotros más fresca que nunca. Hay que decir que no fue fácil: hubo que esperar a que el dictador la espichase el 20 de noviembre del 75 y a que dos días después el Rey Juan Carlos I de Borbón tomase posesión en su cargo como Rey de España. El Juanca confirmó en su puesto como Presidente de Gobierno a Arias Navarro (el llorica que nos anunció la muerte de Franco), y obviamente, bajo su gobierno fue imposible cualquier tentativa de desmontar el régimen franquista. El tipo era demasiado sensible a las exigencias del búnker y demostró una clara incapacidad para enfrentarse a gravísimos problemas de orden público. La gente por aquel tiempo tenía la extraña necesidad de reunirse, manifestarse, crear partidos políticos y de expresarse dentro de un entorno democrático, a lo que el presidente respondía con la presencia de la policía armada que en más de una ocasión abatió a tiros a algunos de los que se atrevían a manifestarse y a hacer reclamaciones fuera del orden establecido. Malos rollos de este estilo provocaron un distanciamiento entre el Juanca y Arias Navarro, llevando a este último a su dimisión en el cargo de Presidente de Gobierno y a su sustitución en el mismo por Adolfo Suarez. Suarez, por su parte, se esmeró en mantener conversaciones con los líderes políticos y las fuerzas sociales que estaban relativamente “toleradas” por aquel entonces. Juntos trataron de instaurar un régimen democrático para lo cual elaboraron “La Ley para la reforma política” en la que se derogaba definitivamente el sistema político franquista y se añadía una convocatoria a elecciones democráticas.

Gracias a la citada ley, el 6 de diciembre de 1978 se aprueba en referéndum la Constitución española... la Consti.

La Consti cumplió ayer 31 años; ya es mayorcita. Aún y así... sigue siendo una chica difícil a la que no hay quien le meta mano. Me recuerda tremendamente a las compañeras de clase que compartieron aula conmigo y mis compañeros en esos 14 años que teníamos cuando ella nació. No se dejaban querer y hacían que nuestros rostros se poblasen de molestas espinillas. A día de hoy, la Consti sigue estando afectada por muchos de los traumas que padeció en su niñez y por ese nacimiento difícil que tuvo en plena transición española en la que, para qué negarlo, no se hizo limpio y muchos de sus mentores fueron, y siguen siendo inmovilistas disfrazados de demócratas, pero que en realidad no parecen dispuestos a ceder un ápice de terreno frente a los demócratas convencidos que siguen sin enterarse de qué lado les da el aire y continúan creyendo que democracia es: escoger cada cuatro años a uno u otro para que caliente una silla.

Nuestra democracia nació en un 15 de junio de 1977, es algo mayor que la Consti, apenas unos meses, y tampoco hay quien le meta mano a la condenada. Hay países como Suiza, en los que basta con que un grupo de ciudadanos se ponga de acuerdo y reúna 50.000 firmas para que una ley previamente aprobada por el parlamento, sea puesta en jaque y sometida a referéndum. Del mismo modo es posible solicitar enmiendas constitucionales para que otro grupo de ciudadanos, tras reunir 100.000 firmas, sometan a votación cualquier tema constitucional. Quizá por eso Suiza sea uno de los países más ricos y desarrollados del mundo, y eso teniendo en cuenta que personalmente me parecen aburridos ya que no saben más que fabricar chocolates y relojes, pero mira tú por donde... también saben tener democracias y constituciones flexibles que se dejan meter mano y que saben hacer disfrutar de ciertos privilegios a unos ciudadanos que sin duda, tienen una mayor madurez política que nosotros y un mejor conocimiento de cuales son sus derechos.

En fin... que dejando a un lado a la democracia nuestra, a la que hay que dar de comer a parte. Yo me llevaría a la Consti al cine a ver una de esas soporíferas películas de Antonioni y que tanto triunfaron entre los sectores progresistas setenteros, y aprovechando que esas películas se iban a ver “para eso”, deslizaría mi mano por entre su escote y le diría (como se les decía a las adolescentes en la época): “Tú relájate y disfruta”.

7 comentarios:

Juan Miguel dijo...

Felicidades por la entrada: muy apropiada…Yo tenía 11 años, y recuerdo esos días como autenticas fiestas. Mi colegio era Publico y allí se hicieron las elecciones del 77 y luego el referéndum del 78, etc.. Los alumnos lo pasábamos en grande porque durante las semanas previas y las posteriores al día de la votación la organización del colegio era un caos, supongo que por la falta de experiencia. Recuerdo que todo el cole se hacía libretas con las papeletas de las votaciones, o utilizaba los sobres para guardar sus cosas y cuando llego la consti, los profesores nos dieron a cada uno en ejemplar como el que muestras en esta entrada (teníamos cajas y cajas!) y le dedicábamos un rato al día a comentar todos los artículos. Fue una época genial!

María José dijo...

.. Y PARECE QUE FUE AYER..
Hemos coincidido con la entrada, normal en este día.

Saludos

José Manuel dijo...

Una pregunta off topic: ¿Sabrían decirme cuál es presentador que sale -creo- en la película "Jenaro, el de los catorce"? No es por la peli (que es de poca consistencia, dicho de una manera fina), sino por el presentador que no logro recordar bien el nombre. Ha presentado telediarios en los últimos años del franquismo y se le recuerda por su voz en off.

He visitado la wikipedia, y he logrado ver a todos -o casi- menos a él.

Gracias de antemano.

Postdata: Estupendo el blog, kioskero del Antifaz; me ha encantado. Gracias de nuevo.

Zorro de Segovia dijo...

¿firmas? una vez firmé por la paz mundial o algo así y desde entonces tengo la sensación de que mi firma va en esas cajas que llevan al Congreso con cualquiera sabe qué reivindicación. Pd. cualquier día me dicen que me han hecho socio del Atleti.

Alfon. La vida desde el lago............................................................................................ dijo...

Personalmente de los suizos no fío un pelo. Que democracia tampoco es votar cada dos por tres. Ya sabes que son "democráticamente" los reyes de la xenofobia:
http://www.nuevatribuna.es/noticia/22415/MUNDO/suiza-vence-xenofobia.html

Democracia también es participar en la vida pública a través de organizaciones y asociaciones. Pero como normalmente vamos a lo nuestro, tampoco nos fiamos de las organizaciones ni asociaciones. Y no participamos. Democracia es también acceder libremente a informaciones libres. Complicado. Y muchas cosas más es la democracia.

El final de la entrada te ha quedado un poco en línea con Miguel Ángel Rodríguez y la mayoría de edad y el baile de puesta de largo y tal. No me qued claro si a la Consti la meterías mano o terminarías forzándola ¿Y si la Consti fuera un tío? ¿Qué harías?

El kioskero del antifaz dijo...

José Manuel: No sabes cómo lo lamento, pero no puedo darte esa información. He estado trasteando por internet a ver si daba con laguna respuesta a tu pregunta, pero tampoco he encontrado nada al respecto. Ya me sabe mal, ya ;-)

Zorro: Esas firmas (imagino) que no serían nunca como las firmas que se nos piden a pie de calle de vez en cuando. Yo la verdad es que tampoco firmo en esas reivindicaciones, que a decir verdad, siempre me dan la sensación de manipuladas.

Por cierto... Cómo se te ocurre firmar por la paz mundial? Con lo divertido que resulta meterse en líos. No ves que si conseguimos la paz mundial y nos libramos de ese temperamento bizarro que tenemos... pasaremos el resto de nuestras vidas fabricando relojes y chocolates???? :-D

Querido Alfon;

Ya he comentado en la entrada que los suizos no es que me caigan especialmente bien. El tema de los minaretes ha sido una cagada notablemente grave, pero que teniendo en cuenta que Suiza es uno de los países europeos que alberga a mayor cantidad de inmigrantes y que es considerado como uno de los de mayor diversidad cultural, tampoco me atrevería a tacharles de xenófobos y menos aún de “los reyes de la xenofobia”; me parece que tal definición no es más que hacer una reducción muy simplista convirtiendo la muy desafortunada medida que han tomado en centro de atención. Digamos que votar cada dos por tres puede traer consecuencias de ese estilo, pero tampoco lo he citado porque se trate del modelo de democracia ideal, pero... A caso lo es la nuestra? Quizá como siempre, en la mitad del camino, ese camino que poca gente está dispuesta a transitar... se hallen las respuestas.

No veo que se deba excluir la participación en asociaciones por la posibilidad de votar más y de poder derogar leyes aprobadas por el parlamento e incluso hacer enmiendas constitucionales. No entiendo por qué te parece que una cosa haya de excluir a la otra o por qué piensas que yo propongo la una a cambio de la otra. En Suiza (esa Suiza que nos cae tan gorda), esas 50 ó 100.000 firmas, suelen ser recogidas por asociaciones y organizaciones sociales que coexisten con una democracia dinámica y directa. Ambas opciones deberían ser válidas en una sociedad democrática y en un Estado de derecho, y creo que la posibilidad de votar y de participar de un modo directo en los cambios satisface más a los ciudadanos que la participación en asociaciones en las que muchos (no por que vayamos a lo nuestro) no nos sentimos en absoluto representados, ni existe por parte de ellas la menor intención de representarnos.

Tampoco veo que la línea de mi entrada tenga comparación alguna con la mayoría de edad de la constitución a la que aludió Miguel Ángel Rodriguez. Él comentó que si la constitución fuese chico votaría y que si fuese chica se vestiría de largo. Qué relación tiene eso con el final de mi entrada?

Más bien le veo relación con lo que sobre “la Consti” dijo Aristóteles: “Se puede estudiar a la Constitución como una realidad, desde esta óptica se trata del acontecer de la vida de una comunidad, de la vida misma de la sociedad y del Estado”. Según eso y tomándole ese pulso a esa realidad, a “la consti” no le queda otra que dejarse meter mano, cambiar y evolucionar con la sociedad a la que representa. De lo contrario, querido Alfon, asociate con quien quieras y organiza cuanto desees, pero bajo una constitución férrea como la que algunos nos pretenden imponer, no haces más que vivir en una seudo-democracia.

Por cierto; si “la consti” fuese un tío, no le metería mano ya que si fuese un tío, como buen sobrino le diría: “Tío... haz el favor de ser más flexible, hombre! Que ya tienes 31 años y no espabilas!”

Un afectuoso saludo Alfon, y hombre! que porque una cosa no sea blanca, no tiene porque ser negra. No? Que a veces da la sensación de que si no se está a favor de “X”, resulta que se está en contra de “X”, y la verdad... no son así las cosas ;-)

JuanRa Diablo dijo...

Yo reconozco que le tengo un poco de manía a la Consti por lo mucho que la tuve que estudiar para las oposiciones, teniendo como tiene tanto entresijo de esos que "no se dejan meter mano", como tú dices :D
(Bien podía haber salido algo más puta la jodída)

Por otro lado, puede que no sea perfecta, pero ya quisieran muchos países del mundo poder regirse por algo medianamente parecido, que hay cada república bananera por ahí... Esas sí que no se dejan meter mano...