lunes, 15 de junio de 2009

Mami... Por qué lloras?

Pocos días después del 7 de agosto del 64 ( una buena cosecha ;-), me bautizaron, y ése... fue mi primer y último día de fe cristiana. Bueno... miento, ya que años después hice la comunión. Mis padres, en un intento de darme una educación “moderna” y “progre”, me preguntaron si quería hacer la comunión.

—Sergi hijo... Quieres hacer la comunión?

A lo que yo, para su sorpresa, respondí que si. Mi padre me pregunto que porqué, y mi respuesta fue inapelable:

—Por los regalos.

Que de saber por aquel entonces que los regalos iban a ser: unos cubiertos con mis iniciales, un servilletero con mis iniciales, un álbum de fotos nacarado con mis iniciales, media docena de pañuelos blancos con mis iniciales, un reloj con mis iniciales y una medalla de oro con una virgen y en su parte posterior... mis iniciales; a buena hora digo yo que si a eso de hacer la comunión.

Así que toda mi relación con Dios se reduce al día de mi bautizo y poco más. Creo que en 44 años jamás le he hecho la menor falta, y en caso de haberle necesitado yo a él... siempre he preferido prescindir de sus servicios, ya que no me mola nada eso de quedar en deuda con alguien que amenaza con un día del juicio final y que provoca genocidios del rollo: inundaciones, plagas y demás movidas que sinceramente... siempre me parecieron poco cristianas.

El caso es que en la foto de mi bautizo siempre me han llamado la atención esos tres personajes que me son de sobras conocidos y evidentemente... “familiares”.

Por una parte estoy yo que no sé ni de dónde me vienen, y ando con cara de no verlas venir. Imagino que se trata de una actitud normal en alguien que por aquel entonces pasaba sus días chupando teta, durmiendo, cagando y dando guerra por las noches. Bien pensado... Caramba!... tampoco he cambiado tanto!

Por otra parte, mi padre. El pobre está con cara de circunstancias, parece contento, pero siempre reconoció que él quería una niña. No obstante, me alegra ver esa actitud suya de estar conforme con el resultado del sorteo.

Y finalmente mi madre. Se puede saber por qué coño llora? Por qué está con ese puchero reprimiendo el llanto? Yo le he visto la cara posteriormente con el nacimiento de sus nietos; mis hijos!! Y nunca le he visto esa actitud de penitente con el moco colgando, al contrario... bien contenta y feliz estuvo ella sosteniendo en sus brazos a mis cachorros recién nacidos.

En todo este tiempo transcurrido le he preguntado en más de una ocasión a qué se debe esa actitud suya en esa fotografía y jamás he conseguido arrancarle, ni por misericordia, una reconfortante respuesta como: “De felicidad hijo. Lloraba de felicidad”. Ni hablar!

—Me dio por pensar en que de adolescente... pasarías un montón de horas encerrado en el lavabo —esa fue una de sus respuestas.

—Es que pensé en que a saber a qué especie de bruja tendría yo que hacerle buena cara el día que me presentases a tu suegra —esa fue otra.

—Bueno... Y qué quieres? A mi siempre me dio igual que fueses niño o niña, pero cuando te vi y me encontré... con eso... —no me negarán que esta es cruel.

—Mira Sergi, a mi ese día tu me importabas una mierda. Me jodió un montón que tu padre encargase el pastel de nata... con el asco que le tengo —esa la puedo entender, pero... me da en la nariz que tampoco lloraba por eso.

—Te me acababas de cagar encima y pese al pañal... arruinaste mi vestido nuevo —mi preferida... aunque tampoco le doy crédito.

Es decir... que o todas esas respuestas son verdad, o que me quedaré sin saber por qué lloraba mi madre el día de mi bautizo.

Tener madre para esto! Que paciencia Señor!!!

13 comentarios:

abril en paris dijo...

Todo..¡ pero todo me resulta familiar ! Solo que en mi caso mi madre no lloraba, es decir no lloraba porque era otra ( mi tia ) la que me sujetaba cual " bulto " envuelto en una toquilla.. pero mi padre también sonreia, como el tuyo
a pesar de que él " queria niño "
( soy la 3ª chica del " lote " ) y por tanto el llanto de mi madre fué
al verme : " otra chica, qué va a decir mi marido "..buá buá..¡ genial mami !
Y lo de la comunión..pues otro tanto
A mi me gustaba el vestido de " princesa.". monjil, claro.. los regalos, parecidos y desde luego
con iniciales...¡ tanto tanto.. para
llegar a ser unos descreidos..!

Pero, si, todo muy entrañable, y divertido.

¡ Muy bueno !
Para no defraudar , amigo.

Bss. :)

carlota. dijo...

Yo no tengo foto del bautizo (igual no me bautizaron no?).

Un beso .

NÚRIA dijo...

Lo mío es peor Sergi...mi padre kería niño y yo soy la mediana de tres...primero niña, yo y por fín vino mi hermanito...Ellos, mis padres y mis padrinos k salen en mi foto de bautismo no lloran ninguno...mi madre tiene cara de emoción...mi padre pelo y unas patillas k sólo las recuerdo así en foto...por k luego siempre le he recordado ya calvo...
Yo sí creo k tu madre lloraba de emoción...Yo, como tú, en el bautizo no me dieron opción claro pero en la comunión sí, y por los regalos, pero vamos veo k parecidos a los tuyos más una cosa totalmente inservible: una cerámica para poner el huevo duro del desayuno...uaghhhhhhh quién desayuna huevo duro?¿...Casada por lo cívil en un hermoso palacete y mis hijos no están bautizados...Eso sí, mi madre lloró en mis dos partos en cuando salí del paritorio...y eso k mi hermana ya había sido madre antes k yo...En fín, cosas de madres...yo tb soy de lágrima fácil...Lloré la primera vez k llevé a mi peke a ver la cabalgata de Reyes...ya ves k tontería! Petonets...

Blue Fairy meets Gepetto dijo...

yo se porque lloraba tu mamá....

......


.....


porque tenía miedo que te olvidaras de tu nombre y por eso aprovechó en la comunión y te regaló todo con tus iniciales! jaja

no viste alguna foto de tu comunión a ver si sonreía?
saludos!
(muy buen post)

Mujer imperfecta dijo...

Preciosa foto!

El rincón de mi niñez dijo...

Excelente como siempre!!!
Jjajja como cambió la época ,ahora en la comunción te regalan si tenes suerte y madrinas apoderadas,viajecitos juegos de consolas play,computadoras. !!!
Hermossa foto del recuerdo.
un beso enorme

María José dijo...

Creo que tu madre temía en momento en que empezaras a hablar y a pedir tus " caramelos de bolitas" jejejje. Es una foto preciosa, muy guapetones tus padres y tú...... eso muy pequeñin, cuando todavía no son muy guapos que digamos pero están pa comérselos.

saludos

Fauve, la petite sauvage dijo...

Ajajajjajj, de tal palo tan astilla...
Pues a mí se supone que me abandonaron en la basura porque no me querían ni los gitanos, tenía el pelo rubio pero la piel morena (por entonces no había gitanos rubios) así que no sé de qué lado va el racismo... Ni mi tan cacareada inteligencia, ya que yo me lo creía.

Yo no soy madre pero es tan obvio que lloraba de felicidad y emoción que por eso no te lo dice, so tonto.

peibol dijo...

Jajajajajaja; muy bueno.

Yo no tuve que pasar por nada de eso... y mis padres tampoco... a Dios gracias... (¿He dicho Dios? ¡Ups! :p)

El kioskero del antifaz dijo...

Gracias por los comentarios.

Blue Fairy me he reido mucho con el tuyo ;-)

A decir verdad, y sólo como tradición, esas cosas tenían su aquel. De todos modos, no está nada mal que algunas tradiciones desaparezcan poco a poco y alejen a los niños de los regazos de según que curas.

JuanRa Diablo dijo...

A tu madre le debió dar por pensar en la de pesetas que le ibas a sacar para ir al kiosko...

No, de sobra sabemos todos por qué lloraba, incluído tú.

M'agrada la foto, Sergi

Ana Márquez dijo...

¡Qué recuerdooooos!!! Ayssss... Me has emocionado pero de verdad, qué tiempos, qué alegría vuelta del derecho (no como ahora q va y viene, y se vuelve del revés, maldita sea), qué ilusiones perdidas, qué esperanza acabada... Oyes, felicidades por este proyecto, buscaba un sitio así desde hace tiempo, e incluso pensé en ponerme a la tarea titánica de hacerlo yo, pero, mira, ya q tú estás en ello, vendré a disfrutar tu trabajo, si me lo permites. Por cierto, no he acabado de ver todo el blog, pero, si encontraras alguna foto de unas calcomanías q vendían de la abeja Maya, no sé si recordarás, daban una especie de tríptico de cartón gigante, con un jardín dibujado y las calcomanías había q comprarlas, claro, y pegarlas al gusto sobre las flores. Si lo encuentras me harás rabiosamente feliz :-)

Un abrazo, mil felicitaciones y a seguir así.

Firmado: una nostálgica incorregible.

Chabel dijo...

Pues mis padres les cogió tan de sorpresa que yo creo que no querian ná!!... y bautizo... pues tampoco tengo ni he visto ninguna foto del momentazo asi que no se...

Los regalos de mi comunión también fueron muchos una caca y, por suerte o por desgracia, tan solo conservo la medallita, los pendientes y la sortija el resto lo fui destruyendo poco a poco: camiseta y bragas de los agujeritos de toda la vida (me duraron muchos años, irrompibles y garantía total), pijama de rizo lleno de enganchones, el libro de firmas, la caja forrada de terciopelo con los cubiertos, tazón con niño poseido comulgante...etc,etc

tienes pizkillas de queso kioskero?...ummm que ricas!!

...besitös...¿