martes, 17 de marzo de 2009

La casa de la pradera

Una serie de grato recuerdo que durante la década de los 70 mantuvo encandiladas frente al televisor a la gran mayoría de familias españolas. No faltaron, practicamente en ningún capítulo, los elementos dramáticos necesarios como para hacernos soltar alguna que otra lagrimita en las sobremesas de los domingos. Afortunadamente la familia Oleson, y principalmente la repelente Nellie Oleson, daban la pizca de ingrediente comico necesario para compensar el conjunto y crear unos argumentos bastante equilibrados.

La serie giraba entorno a la familia Ingalls encabezada por Charles Ingalls, su esposa Caroline y sus tres hijas, Mary, Laura y Carrie que juntos deciden trasladarse a Minnesota en busca de prosperidad y bienestar. Michael Landon no solo era el personaje protagonista, sino que además, fue el productor, director y guionista. Fue a principios de los 70 cuando la serie se planificó en la NBC norteamericana tomando como argumento unos textos originales escritos por la verdadera Laura Ingalls en los que narraba el estilo de vida en la frontera americana.

En el pueblo de Walnut Grove, cercano a la solitaria casa de la pradera en al cual vivía la familia Ingalls, se agolpaban una serie de personajes que se hicieron muy populares entre la audiencia de la que por entonces era la cadena única, Televisión Española. Dichos personajes, episodio tras episodio iban ganando personalidad propia y convirtiéndose, de algún modo, en protagonistas imprescindibles: la ya citada familia Oleson, el reverendo Robert Alden, el doctor Hiram Baker, Lars Hanson el fundador del pueblo, y un largo etcétera de personajes peculiares que nos acompañaron durante los fines de semana hasta principios de los 80.


5 comentarios:

Loli dijo...

Sin duda, una de las series más bonitas, recordadas y queridas de la televisión. Apenas la recuerdo aunque sé que no me perdí ni un capítulo. Yo le tengo un cariño especial a Michael Landon y recuerdo más claramente la otra serie que tuvo, "Autopista hacia el cielo", en casa Landon era "un hombre bueno". Besos. Loli.

Akela-J.P. dijo...

Es verdad como “odiaba” a esa niña, Nellie Oleson aunque me hiciera reír…
Un Gran éxito y siempre en el recuerdo, aunque les hagan chistes fáciles como que lloras más que en La casa de la Pradera… si, se nota que dejó huella.

El kioskero del antifaz dijo...

Jajaja... es verdad Akela! Eso de "lloras más que en la casa de la pradera" es algo que yo he escuchado en más de una ocasión e incluso diría que recientemente. Imagínate, tal como tu dices, el pedazo huella que dejó esa serie, y ya no sólo en nuestra generación.

... si es que... los sesenteros-setenteros... somos los amos!!! ;-D

Cotoky dijo...

Era un clásico de los domingos. Mi madre después veía las calles de San Francisco. Yo también odiaba a Nelly olesson y sus bucles y me identificaba con Laura, aunque era demasiado lacrimógena. Recuerdo al final cuando Mary se queda ciega y Laura se hace maestra...

JuanRa Diablo dijo...

Inolvidable aquella serie. Había episodios en los que llorabamos todos. Hasta la abuela. Ahora al ver el video me pregunto qué fue de la actriz que hizo de madre. Yo le he perdido la pista.