sábado, 14 de marzo de 2009

¿Se hacían en color los dibujos animados cuando nuestros televisores eran en blanco y negro?


No sé si alguien se habrá formulado en alguna ocasión esta pregunta. Tampoco sé si a alguien puede interesar la respuesta, pero en mi caso, y teniendo en cuenta que me dedico a esto de hacer dibujos animados desde hace algo más de 25 años, descubrir todo eso fue algo que me sorprendió cuando empecé a recorrer algunos estudios de animación con mis dibujos y en busca de mi primer empleo como aprendiz.


Antes que nada sería necesario dejar caer un par de datos importantes:

La llegada del color al mundo de los dibujos animados en el cine, se produjo en 1932, y la primera película que se rodó con el nuevo sistema del Technicolor fue un cortometraje de la casa Disney titulado Árboles y flores (Flowers and trees). Curiosamente su incorporación al cine de imagen real se produjo pocos años más tarde, en 1935 se rodó “La feria de las vanidades” de Rouben Mamoulian, pero el esplendor de la nueva técnica llegó al gran público en el 1939 con “Lo que el viento se llevó”. No obstante, el color en el cine no se impuso hasta que no fue posible equiparar los gastos de la nueva técnica con los del tradicional (hasta entonces) blanco y negro.



Con respecto a la televisión se llevaba investigando con el color desde el año 1928, pero los primeros resultados medianamente óptimos y comercializables a nivel industrial no empezaron a producirse hasta 1950. En España, pudimos gozar del invento a partir de 1972 y el primer programa que se emitió a color en Radio Televisión Española fue el “Un, Dos, Tres, Responda otra vez”, creado por Narciso Ibañez Serrador y presentado por Kiko Ledgar. Pero...

… Si bien es cierto que independientemente de que la tele fuese en blanco y negro o color; los actores, presentadores, azafatas, concursantes, cantantes, etc, no iban paseándose por las calles o los platós de televisión en blanco y negro... Qué sucedía con los personajes de dibujos animados?

La animación exigía, y exige aún hoy en día, un proceso lento y laborioso. Para conseguir recrear en pantalla “la ilusión del movimiento” durante un sólo segundo de proyección, se requieren una media de 12 dibujos, variando dicha cantidad en función de si la animación es más limitada, o si es más fluida y pudiendo llegar en éste último caso a los 24 dibujos por segundo; es decir, a un dibujo por cada fotograma teniendo en cuenta que la velocidad normal de proyección es de 24 fotogramas por segundo.


Antiguamente los animadores trabajábamos en un soporte especial compuesto de un disco giratorio instalado en una mesa que nos permitía dibujar comodamente, y con una instalación de luz por debajo para conseguir la transparencia necesaria para crear una pose del dibujo en relación con la anterior.

Los dibujos del animador eran pasados a tinta sobre acetatos o láminas de celuloide transparente. Seguidamente eran coloreados por todo un equipo de asistentes con el fin de filmarlos y que la transparencia de los acetatos, en los cuales se hallaban los personajes, permitiesen ver claramente los distintos fondos y decorados que eran utilizados en la toma de cada plano.




El proceso de filmado se realizaba con una cámara de 35 milímetros suspendida sobre un stand denominado “truca” y que permitía, además de tomar los fotogramas necesarios de cada dibujo, realizar los distintos movimientos de cámara.

Puestos ya en antecedentes, y volviendo a la parte del color realizado por los asistentes sobre los mencionados acetatos, os muestro una selección de unos que pertenecen a mi colección particular de material de dibujos animados.


Los acetatos en cuestión corresponden a un anuncio de televisión que fue realizado para la empresa de helados CAMY y más concretamente para un helado del que pudimos disfrutar en nuestra infancia: el “CAMY PACHÁ” que ofrecía como novedad, la idea de que se trataba de dos helados unidos entre sí, pero que era posible compartir con los amigos ya que disponía de dos palos. Lo recuerda alguien?

Pues bien, el anuncio del Camy Pachá fue rodado a principios de los setenta en un estudio de animación de Barcelona, y como se puede comprobar... los asistentes que se ocuparon de darle "color" a los celuloides, lo hicieron tal y como iba a ser percibido por el ojo del espectador; es decir, en blanco y negro.


Para qué invertir en color cuando el medio en el que se iba a emitir el anuncio no disponía de este sistema? Ya bastante costosa era la producción de un spot como para gastar más tiempo y más dinero en algo que nadie iba a poder apreciar.

Hay que aclarar que esto sucedía en publicidad para televisión, mientras que en cine el color se venía utilizando desde mucho antes. Concretamente en España, y a pesar de que el cine de animación español no cuenta con una gran historia, ya se utilizó el color en el que fue el primer largometraje de dibujos animados español “Garbancito de la Mancha” de 1945, dirigido por Artur Moreno y producido en los estudios barceloneses de Balet y Blay.


Para terminar dejo un pequeño gif animado con los acetatos previamente mostrados y pertenecientes al spot del popular Camy pachá de los años 70.


Camy Pacha

Teniendo en cuenta que el anuncio era en blanco y negro y que logicamente no se puede intuir cuales eran los sabores del helado... Alguien los recuerda? :-D


ANIMATED CARTOONS HISTORY
Clicando este banner podréis acceder a una historia... muy animada.

6 comentarios:

Fauve, la petite sauvage dijo...

¡Yo! De vainilla y chocolate.
Creo...
Del anuncio no me acuerdo; de los polos sí, pero la verdad me has pillado con lo del sabor; si no era ese, entonces de cocacola y... no, esos fueron mucho después, los Drácula y tal (exceptuando los Flags XDD).
Me encanta tu blog, vengo desde el de Valentín aunque te he visto en otros sitios, y me quedo. Me ha parecido interesantísima esta entrada, así como la Historia del Dibujo Animado, ¡qué envidia me dáis! Y con lo de las fotos tienes toda la razón del mundo, mi infancia y la de mi hermano fueron exactitas, jajaja.
Saludos.

Loli dijo...

Es muy interesante esta entrada, Kioskero. Te voy a hacer una pregunta de ignorante ¿con qué coloreaban los dibujos?, con acuarelas??, perdón pero de verdad que tengo curiosidad.

besos. loli (-;

El kioskero del antifaz dijo...

Wenas ;-)

Fauve... Posiblemente sería de vainilla y chocolate. Lo cierto es que yo lo preguntaba porque realmente no tengo la menor idea :-p Aunque... también podría ser Coca-Cola y limón?... o piña? Habrá que esperar a ver si alguien nos da más datos :-D Bienvenida y un beso.

Loli... Los acetatos, en los cuales se encontraban los personajes de animación se coloreaban con unas pinturas especiales con una consistencia muy similar a la pintura acrílica que se puede adquirir en cualquier tienda de bellas artes. La ventaja de esta pintura era que se adhería con facilidad sobre la superficie satinada del celuloided y aunque tardaba algo en secar, el resultado final era perfecto: colores planos, vivos y brillantes. Al margen de esta pintura especial, los acrilicos normales y corrientes también fueron muy utilizados.

Besos.

Valentín VN dijo...

Muy bien informado Kioskero. El uso del color demostraba que tenían claro que los dibujos animados no iban a ser consumidos sólo por la televisión. Y también que perdurarían.

Loli dijo...

Gracias por la explicación, Kioskero. (-;

Akela-J.P. dijo...

Fantástica entrada...

Puede ser Naranja y Limón (La verdad es que no me acuerdo mucho) Haber si tenemos suerte y nos lo cuenta alguno que si pueda con este recuerdo.