lunes, 18 de mayo de 2009

El Kiosquero del Poble Sec


Esta noche, mientras trataba inútilmente de conciliar el sueño, me ha asaltado el recuerdo de que existe un documento gráfico de algo, que al menos para mí, es sumamente importante.

El hecho de recordarlo ha sacudido mi cabeza, me ha dado una gran alegría y me ha hecho pensar en la realización de esta entrada. En condiciones normales hubiese saltado de la cama, me hubiese sumergido en mi tebeoteca en busca del documento gráfico... y ya no hubiese podido resistir a la tentación de encender el ordenador y sentarme frente a él para teclear esta entrada. Afortunadamente no tengo la tebeoteca en casa, la tengo en mi estudio; un ático de Barcelona junto al mercado de Sant Antoni en el que realizo mi trabajo diario. De modo, que dada la pereza de levantarme, ducharme, vestirme e irme hacia mi estudio a horas intempestivas, he decidido tratar de dormir y retomar la idea por la mañana después de llevar a mis hijos al colegio.

El documento gráfico en cuestión es la viñeta que encabeza esta entrada. Se trata de una viñeta extraída de la historieta que lleva por título “Tony Tano”, obra del gran maestro Carlos Giménez, y que forma parte de su obra “Los Profesionales”, concretamente, esta historieta la podemos encontrar en el volumen II titulado “¡Son como niños!

Qué tiene de especial esta viñeta? Para mí todo, ya que en el comic del que forma parte se narran historias de profesionales del mundo del dibujo al que pertenezco, aparece el mercado de Sant Antoni al que llevo vinculado toda mi vida por tradición familiar, y lo más anecdótico... aparecen también, en su parada del Mercado de Sant Antoni, el Sr. Sánchez y su hijo Agustín Sánchez, que además del kiosco en Poeta Cabanyes esquina Magalhaes del Poble Sec de Barcelona, cada domingo, sin falta, montaban su tenderete en el mercado y en el que vendían, cambiaban y compraban tebeos. Al señor Sánchez he dedicado algunas entradas en este blog setentero: Hucha Gasolinera de RICO, YO-YO Russell Super, Flaggolosina y seguro que dedicaré muchas más ya que él fue mi kiosquero preferido durante los años 70. En su kiosco compraba mis chuches, cromos, tebeos, juguetes, baratijas kiosqueras y todas aquellas cosas que actualmente colecciono, que me retrotraen a esa infancia y de las cuales hablo y muestro en este blog, entre otros muchos recuerdos.

El Sr. Sánchez

Probablemente sí el Sr. Sánchez hubiese limitado su actividad profesional al kiosco del Poble Sec, no hubiese coincidido jamás con el gran historietista Carlos Giménez, pero su parada en el mercado de Sant Antoni era visita obligada para los aficionados al comic y para todos los profesionales de la época que acudían a él para comprar las últimas novedades en comics de importación y “solucionar” así, temas de documentación de algunas de sus viñetas; vaya... lo que podríamos dar en llamar... “plagios creativos”.

Creo recordar que el Sr. Sánchez y su hijo, mantuvieron su paradita en el mercado hasta bien avanzados los años 80 o puede que incluso hasta mediados de los 90, no logro recordar la fecha, pero el Sr. Sánchez estuvo allí hasta que fue ya muy, muy mayor. Muchos de los domingos que paseo por el mercado en busca de comics para mí, para mi hijo o cuentos para mi hija, echo de menos la parada de mi entrañable kiosquero, pero afortunadamente el gran profesional Carlos Giménez lo dibujó en una de sus viñetas y ahí queda ya... para siempre jamás.

Agustín Sánchez
Para los miles y miles de admiradores de Carlos Giménez, esta viñeta tan solo es una más entre las muchísimas que el artista ha creado. A veces, es curioso ver como pequeños detalles pueden ser importantes; trazos sobre un papel realizados con talento, con gracia, manchas de tinta bien puestas... Seguro que eso puede apreciarlo cualquiera en la obra de Carlos Giménez y concretamente también en esta viñeta. No obstante... existe la posibilidad de que a mí, sea al único al que esta viñeta le transmite un mensaje especial y distinto... Es posible que nadie más conozca la historia que existe tras ella. Bueno... ahora ya si debido a que la estoy compartiendo gratamente con todo aquel que lea esta entrada, pero... tal vez, incluso el propio Carlos Giménez tan sólo se limitó a tomar un apunte rápido de una parada cualquiera en una de sus muchas visitas al mercado de Sant Antoni para documentar debidamente una de sus historias. Es seguro que ni él mismo sepa que en ese apunte, inmortalizó ni más ni menos que al Sr. Sánchez, El Kiosquero del Poble Sec, y que ese hombre pertenece a una importantísima parte de mi infancia.

Carlos Giménez

El gran historietista nació en Madrid en 1941 y se trasladó a Barcelona en 1963, lugar donde empezó a trabajar en la agencia Creaciones Ilustradas dibujando las series Gringo y Delta 99 publicadas en el extranjero.

En 1969 y con guiones de Victor Mora, dibuja la serie Dani Futuro, para más adelante iniciar sus proyectos en solitario y los que realmente le han otorgado su merecido éxito: Hom (1974), España Una, Grande y Libre (1976), Paracuellos (6 álbumes 1976), Barrio (4 álbumes 1977), Los profesionales (5 álbumes 1983), etc.

Actualmente Carlos Giménez es uno de los nominados para el Premio Príncipe de Asturias de las artes debido a que su proyección en el mundo de la historieta es universal. Su aportación al desarrollo y la evolución artístico-social del medio está fuera de toda duda. Se trata de uno de los mejores autores de la historia mundial del cómic de todos los tiempos y su trabajo a lo largo de toda su carrera en obras tan significativas como Paracuellos 36-39, Barrio o Los Profesionales, ha marcado a toda una generación con su magnífica narrativa, por lo que no es de sorprender que toda la industria del tebeo se haya volcado en dar su apoyo de este genial artista.

6 comentarios:

coonchi dijo...

guauuu fascinante mundo el del dibujante del comic...nunca me pare a pensar q estaria bien poder plasmar con dibujos las imagenes de tu mente...
bonito post kioskero
conchi

Fauve, la petite sauvage dijo...

Si yo fuera tú habría saltado en pijama de cabeza al estudio...

Saludos desde hace un montón de tiempo.

carlota. dijo...

Te digo lo mismo que Fauve , no habría podido dormir.

Saludos .

Akela-J.P. dijo...

Es hermoso poder Homenajear a un Gran autor como Carlos Giménez y a través de este genio recordar a tu Kiosquero… lo hermoso de contar la vida con viñetas, se hace palpable con este acontecimiento real que nos cuentas… Fantástico! Sergi.

He oído hablar de Carlos Jiménez, pero de nada sirve, si no lees su obra… y eso me pasa a mi.

Tòssia dijo...

Me has hecho recordar los domingos con mi iaio en el Mercat de Sant Antoni :-). A la caza del cromo perdido!!
Yo no era de comics, pero me alucinaba ver la variedad y la cantidad de ellos que habían en las paradas.
Y cuando veía los chicos "mayores" (que yo era una cría) pasándolos rápido y con seguridad con el índice y el corazón (como los cajeros de banco contaban antes los billetes...) pensaba que eran una especie de sabios por aclararse entre tantoo cómic.

El kioskero del antifaz dijo...

Coonchi.
Gracias ;-) Realmente es un bonito mundo este del dibujo, al menos yo me siento muy a gusto en él.

Fauve.
Un placer tenerte por aquí.

Fauve y Carlota.
Nunca he descartado la idea de saltar de la cama e irme al estudio a desarrollar alguna de esas ideas que no me deja dormir, pero... las veces que he llegado a hacerlo, a mi mujer... no le gusta demasiado ;-) aisssss... que vida más incomprendida la mía.

Akela.
Un gustazo tenerte por aquí como siempre. Aprovecho que leo tu comentario para comentarte que cada día me entusiasma más tu blog y que es una lástima no poder dejarte comentarios en él, aunque entiendo tus razonamientos al respecto. Gracias por andar por aquí de vez en cuando Akela ;-)

Tòssia.
Acabo de recordar que te debo un mail. Verdad?... no tengo perdón.
Yo he pasado muchísimos domingos en el Mercat de Sant Antoni; ahora los paso con mis hijos. estoy casi seguro que alguno de esos críos que pasaba cromos a toda velocidad... era yo ;-)
Un besito Tòssia.