miércoles, 1 de abril de 2009

La crisis

(Clicar la imagen para verla en grandote)
He escogido este chiste gráfico de El Roto para esta entrada debido a que trata de un tema de rabiosa actualidad y del que constantemente leemos y oímos a través de la prensa, los telediarios, por la calle... en definitiva: la crisis.

Lo curioso del caso es que el chiste no es de ahora, sino que fue realizado entre 1973 y 1974, y ya en él, el humorista nos advierte que “lo de la crisis” ya viene de antiguo.

Paradójicamente, a veces, lo que nos produce miedo no se trata de algo inesperado, sino más bien de aquello con lo que de algún modo ya estamos acostumbrados a convivir.

La crisis es una de esas cosas que nos da terror a todos. Huuuuuuu!!! Es como un fantasma que se cuela en nuestras cuentas bancarias, en la cesta de la compra, en los depósitos de gasolina de nuestros coches, en nuestros ahorros para las vacaciones de verano, en nuestras nóminas y que en definitiva, desestabiliza nuestros niveles de vida, pero... la verdad, es que a este humilde kioskero la crisis le asusta más bien poco, por no decir nada. Siempre he creído que se puede salir reforzado de una crisis. Lo cierto es que durante las vacas flacas es cuando hay que pisar el acelerador de la creatividad y tener algo que ofrecer una vez se haya ido el temporal. Después de estos periodos de recesión los mercados se reactivan y los aletargados inversores buscan desesperadamente “aquello” que les haga recuperar el tiempo perdido. Quizá lo importante, es no andar nunca demasiado cargado de deudas para que el fantasma no nos pille en pelotas.

El Roto es uno de los humoristas gráficos que más me sorprende, aunque él prefiere que se le conozca como a alguien que practica la sátira. Su labor se centra en contar la realidad social con su personal punto de vista y desde cualquier forma posible de contar historias. Así pues, El Roto, escampa su buen hacer por el mundo de la escritura, la pintura, la escenografía, la historieta, y por cualquier medio con el que sea posible contar algo acerca de este mundo en el que vivimos.

El Roto es uno de mis madrileños preferidos que ya publicaba sus dibujos durante la dictadura de Franco. Sus trabajos podemos encontrarlos en: La Codorniz, Ajoblanco, Diario 16, El Cuervo, El Periódico de Catalunya, etc. Y actualmente, en El País.

No le he pedido permiso para reproducir su chiste gráfico en mi blog, pero en cualquier caso... si no está conforme con que su arte aparezca por este virtual kiosco, ya puede ir activando y lanzando sobre mi a sus abogados. Este chiste ya está en este blog y no se irá de aquí ni con agua caliente ;-)

4 comentarios:

Valentín VN dijo...

Estupendo recordatorio de que ya se ha vivido esto de la crisis. No somos capaces de inventar nada nuevo.
Y estupendo también el homenaje a El Roto.

JuanRa Diablo dijo...

No creo que se enfadara El Roto. Es todo un homenaje a su buen hacer.
Saludos

Loli dijo...

Pues sí, crisis ha habido siempre, si no de forma colectiva, sí individualmente, en cada hogar, todos hemos pasado malas rachas. Recuerdo cuando para comprarme unos vaqueros nuevos tuve que dar clases de matemática con 18 años¡¡, y etapas en las que no podía comer yogur¡¡. En serio, hay mucha gente que lo está pasando mal actualmente, casi todos tenemos a alguien cercano con dificultades y hay que echarles una manita.
A ver si te van a meter en juicios por el chistito, ajja

Besitos. Loli

Juan dijo...

Yo veo que todo son ciclos.
Ahora por semana santa, seguro pasan la película de José del antiguo testamento.
El Faraón de Egipto tenía un sueño que se repetía noche tras noche y que le atormentaba. Soñaba con cinco vacas gordas que pastaban alegres y contentas sobre un esplendoroso prado, y de repente otras cinco vacas delgadas aparecían y se las comían.
José le interpretó el sueño y le dijo cual era su significado. El sueño quiere decir que durante cinco años habrá abundantes cosechas y luego vendrán cinco años de sequía y hambre. Así hizo el Faraón construir muchos graneros y almacenar todo el grano que pudo durante los cinco años de abundancia.
Y llegó la sequía y el hambre asoló todos los pueblos de alredeor, menos para Egipto.
Con esto quiero decir, que hay que guardar cuando se tiene para cuando vengan las vacas flacas. Así no te pillará desprevenido ninguna crisis, que como bien dice nuestro amigo Sergi, crisis siempre ha habido y habrá. Yo siempre he estado en crisis desde que tengo uso de razón.
Un saludo!!
Juan